• The Sapphire

3 claves para mantenerte en modo: “Sí puedo”

Por: Carolina Vivas.


No puedo concentrarme. No puedo inspirarme. Dime, ¿qué es eso que tanto te repites a ti mismo, a ti misma, y que te hace dudar?


Por el contrario, debes decir: ¡Vamos! Que sí puedo. Y puedo porque me amo, porque conozco mis capacidades, porque tengo un propósito de vida y quiero creer en mí. Este modo “Sí puedo” es el que debes mantener.


Todo en esta vida es energía. ¿Recuerdas el concepto de átomos, protones, electrones y demás? Pues ahí tienes: energías, conexión, vibración. ¿Has oído cuando la gente dice: ¡Esta persona está vibrando bajo! o ¡Se le siente poca energía!? Pues bien, es algo que todos podemos percibir con algo de agudeza e instinto. Y, físicamente, lo puedes evidenciar por su porte y actitud frente a la vida. En términos de expresiones, se trata de personas que andan en modo “No puedo”, con inseguridades, autoestima baja, siempre dudando de sí mismos.


¿Y qué pasa cuando no estamos seguros de nuestras capacidades? ¡Nos paralizamos! Y si seguimos paralizados, nos estancamos. Y así, hasta que el miedo nos consume y caemos en un círculo de frustraciones.


Es usual ver que alguien que se queja por su falta de dinero, siga sin dinero, esté sin empleo o su negocio no sea exitoso. Quien se queja de forma permanente por su estado de salud, pareciera cada vez con mayor enfermedad. Y la persona que se mantiene hablando de su soledad, por lo regular termina alejando a los pocos que tiene a su alrededor.


Pero es común ver que quien en lugar de quejarse asume una actitud diferente, le va distinto. Es como si la vida le premiara por procurar estar con el mejor ánimo y con una fortaleza inquebrantable, aunque su vida tenga subidas y bajadas como todas las demás.


Cuando entras en modo “No puedo”, se te hace todo más complicado. Pero cuando vas en modo “Sí puedo”, todo luce más sencillo. Y para mantenerte así, en positivo, quiero compartirte estas 3 claves.



1. Pega papeles, haz letreros, crea tu mantra.


El mantra (en términos prácticos y sencillos) es esa frase, sonido, declaración, proclamación que haces de ti mismo, de tus capacidades y de lo que la vida te puede dar. Es una técnica usada por muchas personas exitosas, quienes se repiten a diario cuán valiosas, creativas y triunfadoras son. La historia nos dice que proviene de la cultura oriental y es ampliamente usado en meditación, ya que te permite “liberar tu mente” y tener una mayor conciencia. De hecho, también es usado desde la psicología como parte de la Programación Neurolingüística. ¡Atrae lo mejor a tu vida! Tú sí puedes hacerlo.


Y si quieres ejemplos de mantras, ahí te van estos muy conocidos, estoy segura de que te van a gustar. Es más, te invito a que los repitas conmigo, los escribas y tengas el valor de ponerte cada día frente al espejo y decírtelo a ti misma, a ti mismo, en voz alta. Veamos entonces, ¿qué tal este?: “Soy el único que puede vencerme”, “Soy la única que puede vencerme” “Esto también pasará”.


También puedes crear los tuyos; se me ocurre, por ejemplo:

“Soy grande, valiente y capaz”, o “Dejo ir para que lleguen cosas nuevas y maravillosas”.

Recuerda que en el mantra debe evitarse la palabra “no”. Por ejemplo: en lugar de decir “No tengo miedo”, decir “Soy valiente y todo lo puedo lograr”.


2. Visualízate, proyéctate.


Si no tienes una imagen creada de ti mismo, de ti misma, difícilmente podrás trabajar para mejorarla. Es como si te pidiera que me ayudes a perfeccionar las líneas de este dibujo, pero te entregara sólo una hoja en blanco. Ahora bien, si partes de cero, toma ese lienzo y empieza a dibujarte. Hazte con detalles, con amor y con respeto. Hazlo con la convicción de que si estás aquí, es porque tienes un propósito que debes cumplir.


Visualízate como esa persona que quieres llegar a ser. Proyéctate, y camina dentro de esa casa que vas a tener en algún tiempo. Abraza a esos hijos que sueñas tener o mira cuántos países habrás de recorrer. Mira el lugar donde comenzará tu emprendimiento; siente la calidez de la luz, mira la marca que habrás de crear, imagínate recibiendo un reconocimiento por ser una autoridad en tu campo.


Cada vez que te visualices, piénsate como la persona que dice: “Sí puedo”. Si te proyectas en grande, si ya te has dibujado y sabes qué aspectos debes mejorar en ti, podrás trabajar día a día para pulirte y conseguirlo. Pero si no lo haces, estarás como un navegante sin su brújula.


3. Descubre tu propósito de vida.


Seamos honestos: una pequeña charla no nos da para hablar de autodescubrimiento ni de cómo saber para qué fuimos creados en este mundo. Tampoco te voy a decir que la gran revelación se te dará en un sueño, o que lo descubrirás con el paso de los años. El caso es diferente para cada uno de nosotros.


Sin embargo, con tu visualización, con tu conciencia del ahora, con tus sueños, y con la maravillosa lista de tus dones y talentos, seguro que puedes encontrar algunas pistas sobre tu propósito de vida.


Me explico: si se me da bien el cocinar, sueño teniendo mi propio restaurante, y me apasiona dar tips sobre dietas balanceadas, muy posiblemente todo pueda estar encaminado a tener mi sitio de comida, pero también a crear un curso, escribir un libro o abrir un canal de YouTube en el que enseñe a preparar recetas saludables, en favor de las personas con riesgo cardiovascular.


Recuerda que además de lograr una retribución económica por lo que haces, te sentirás mejor y más conectado con tu propósito si le estás sirviendo a la humanidad, a la naturaleza. Además, esa motivación aún mayor, te llevará a estar repitiéndote: “Sí puedo”.


En otro ejemplo: si mi talento está enfocado hacia el arte, trabajo pintura y escultura con destreza y disfruto haciéndolo, por allí podría estar lo mío. Y si además de la retribución económica, también aprovecho esos dones y los pongo al servicio de los demás, ¡todo cobra aún más sentido! ¿Cómo? Por ejemplo, vinculándome a un grupo de terapeutas para la tercera edad o para personas con alguna dificultad cognitiva, y apoyándolos desde el arte (está comprobado que sí funciona).


Ya verás cómo el descubrimiento de ese propósito, sumado a la visualización fascinante que haces de ti mismo, y la adopción de ese mantra que te recuerde cuán grandioso, cuán grandiosa eres, te permitirá verte todos los días frente al espejo y repetirte con certeza: “Sí puedo”.



4 vistas
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Let's connect!

Revista digital sobre marcas de lujo y marketing, piedras preciosas y joyería de lujo, y aspectos destacados del lifestyle en Portugal.  

© 2020 The Sapphire. All Rights Reserved.